jueves, 15 de noviembre de 2012

Los origenes del Teatro Argentino


El primer local teatral en Bs.As data de 1751 por una necesidad cultural, ya que hasta ese entonces se usaban las casa de flias u otros locales públicos de carácter ambulatorio. En épocas del Virrey Ortíz se construye la Casa de Comedias conocida como Teatro de la Ranchería que se incendió en 1792, allí se estrenó “Siripo” de Lavardén de tipo neoclásico.

Durante el período de Mayo se aumenta la producción teatral de obras de carácter patrio. En época de Rosas aparece una manifestación popular: el circo que se convertirá en una moda de entretenimiento. Dentro de los grupo de intelectuales se van representando obras románticas, compañías extranjeras visitan Argentina. Entre 1852 y 1884 se produce un estancamiento en su producción. El circo se va transformando en Circo criollo que combinaba circo tradicional con alguna pieza gauchesca.

Hacia fines de S.XIX y XX los hermanos Podestá marcan el tiempo fecundo del teatro argentino. De los nueve hijos, la mayoría vinculados con el teatro crearon el personaje de Pepino el 88, un payaso de gran éxito porque decía monólogos de actualidad.

En las últimas décadas del s.XX aparecen importantes cambios: surgen compañías nacionales, se estrena “Calandria” de Leguizamón, Juan Moreira es el héroe gauchesco y nace el Sainete como consecuencia de la inmigración y la necesidad habitacional, se mezclan los idiomas, nace el cocoliche, nuevas costumbres, etc.



GREGORIO DE LA FERRERE  (1867-1913)

Introdujo a escena los reflejos de la realidad urbana. Sus mejores comedias fueron: “Jettatore””Locos de verano,” y“Las de Barranco”. Jettarore fue llevada por un amigo al Teatro de la Comedia donde actuaba el grupo de los Podestá. Sus piezas poseen diálogos ágiles y dinámica en los personajes, dan una impresión de caricatura acerca de la vida. Jettatore representa una caricatura dela superstición grupal. Primero buscaba el tema a tratar, luego lo asociaba con personajes de la aristocracia o clase media , por eso se dice que fijó los límites de la comedia y reflejó al hombre porteño de su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada